Algunos finales son felices, otros son necesarios.




Cuando estás tan enganchada con alguien, es difícil imaginarse sin esa persona o como sería todo si las cosas se hubieran dado de otra forma. Siempre pensé que nuestra relación tenía absolutamente todo para que funcione pero que no se dio en el momento justo, o tal vez sí pero nosotros no habremos estado listos. Fuimos muy raros, capaces de decirnos de todo y al rato estar como si nada, nos odiamos con la misma intensidad con la que nos queremos y aunque él sea orgulloso (y yo también) cuando nos miramos sabemos que todavía algo queda, más allá de todo lo que pasamos, todavía lo quiero y él a mí. Pero también se que no es sano estar con alguien que tiene la capacidad de lastimarte y de quererte al mismo tiempo, por eso decidí alejarme, por mi bien y para no seguir sufriendo. Sé que no lo va a entender y esa es la razón por la que me alejo silenciosamente, así no se da cuenta lo que siento, lo que me pasa y las pocas ganas que tengo de dejarlo ir. Es difícil, pero sé que el tiempo cura todo hasta incluso cosas imposibles como estas.

All things must pass.


Siempre me pregunté a mi misma como reaccionaría si me enterara que está con otra, y es lo que me acaba de pasar recién. "La curiosidad mató al gato" o mejor dicho la curiosidad mató las mínimas esperanzas que tenía de rearmar esto. Ultimamente estuve pensando mucho en él, y en todo lo que pasó entre nosotros, porque se las ingenió para aparecer a cada rato en mis notificaciones. Intenté no prestarles atención, me costó un poco no hablarle pero lo logré. Como conté en la otra entrada, me propuse superarlo y sé que lo voy a lograr. Trato de no pensar en ellos, pero principalmente trato de no pensar en nosotros.

Chat gratis