Ella despidió a su amor, el partió en un barco en el muelle de San Blas. El juró que volvería & empapada en llanto ella juró que esperaría, miles de lunas pasaron & siempre ella estaba en el muelle esperando, muchas tardes se anidaron en su pelo & en sus labios. Llevaba el mismo vestido, por si el volviera no se fuera a equivocar; los cangrejos le mordían sus ropajes, su tristeza & su ilusión, el tiempo se escurrió & sus ojos se le llenaron de amaneceres.

No hay comentarios:

Chat gratis