Para encender a esos ojos, el pecado es el que más te ayuda; Le agradezco a mi santo, el de los que no se cree ninguna, por haberme engañado otra vez & dejarme a tus pies como un ciego que busca & encuentra, después de perderse hasta enloquecer.

No hay comentarios:

Chat gratis